Una mirada, una pose, una sonrisa..., captar la esencia de cada persona,
transmitir, hacer sentir con un gesto o con una expresión, esa es mi
intención en cada uno de mis trabajos.


Un aspecto importante a la hora de realizar un retrato en estudio, además
de la iluminación y el encuadre, es el RETOQUE FOTOGRÁFICO que es
muy distinto al utilizado en retrato en exteriores donde principalmente utilizo
y me adapto a la luz natural.


El elemento diferencial es la PIEL: su color y textura son la base de una
buena fotografía de retrato. En segundo lugar están los OJOS que son
el alma del retrato y normalmente el punto de enfoque principal. En tercer
lugar, el CABELLO, las distintas formas de iluminarlo crean ambientes
muy distintos, y por eso es uno de los elementos clave a la hora de iluminar
una fotografía de retrato.


Aunque hay muchos más elementos a considerar, podemos mencionar
por último, el ATREZZO: son los que definen el estilo del retrato, junto
con el PEINADO y el MAQUILLAJE.